EL CACES CONVOCÓ A ESPECIALISTAS ACADÉMICOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL MODELO DE EVALUACIÓN INSTITUCIONAL

sdr

Con el objetivo de analizar y acordar los marcos generales para la construcción del modelo de evaluación institucional de universidades y escuelas politécnicas, el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior -CACES- organizó el primer taller de trabajo del equipo de especialistas para generar un espacio de diálogo sobre la nueva Política de Evaluación Institucional en el marco del Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior.

Durante este espacio, Gabriel Galarza, titular del CACES, aseguró que, en el contexto de la reforma a la Ley Orgánica de Educación Superior – LOES- se ha determinado que el CACES establezca los modelos que incluirán criterios y estándares que deberán cumplir las Instituciones de Educación Superior -IES- para el proceso de evaluación con y sin fines de acreditación, y dijo que estos espacios permitirán realizar un codiagnóstico de las IES para la construcción colectiva y participativa de los instrumentos de evaluación que fortalecerá el Sistema Interinstitucional de Aseguramiento de la Calidad, más aún cuando la disposición transitoria décima cuarta de la nueva normativa, establece que en el plazo de dieciocho meses, contados a partir de la vigencia de la LOES, el CACES deberá efectuar la evaluación institucional a las universidades y escuelas politécnicas, por lo que el trabajo del equipo especialista

La agenda del taller estuvo dividida en dos días de trabajo: el primero, se analizó el proceso de depuración del sistema de educación superior, donde se hizo un análisis histórico a través de los procesos de evaluación de universidades y escuelas politécnicas realizado desde el 2009 al 2017 donde primó la evaluación con fines de acreditación y el aseguramiento fue el último eslabón dirigido a las universidades que no acreditaban, así lo explicó Silvia Vega, consejera del CACES, quien además aseguró que el nuevo momento del proceso de acreditación tiene como eje central el aseguramiento de la calidad donde la evaluación diversificará el trabajo del Consejo para producir la cualificación académica desde la propia naturaleza de las IES identificando nudos críticos y fortaleciendo sus cualidades.

Ana María Burbano, de la Universidad del Azuay, también participó con la exposición basada en el análisis del estado del sistema de educación superior como consecuencia de los procesos de evaluación y aseguró que los modelos han sido netamente cuantitativos y solamente han buscado resultados, donde las universidades tengan productos, pero no impactos institucionales y enfatizó que es necesario “pasar de un modelo basado en resultados a un modelo que mida impactos”.

El segundo día de trabajo estuvo centrado en el análisis sobre los criterios, subcriterios e indicadores que deberían ser la base para el nuevo modelo. Se discutió sobre la pertinencia de los criterios como: Organización, claustro de profesores, investigación, vinculación con la sociedad, recursos e infraestructura y estudiantes.

Estas propuestas serán recogidas en un documento para posteriormente ser discutido en el seno de otras universidades y escuelas politécnicas con el fin de llegar acuerdos y tener un instrumento de evaluación consensuado que fortalezca la calidad de la educación superior del país.